27 nov. 2014

Mermelada de castañas

Estamos en otoño y las castañas junto con la mesas camillas llegan a nuestras casas ¡¡Por fin!!
¿¿Hay algo más placentero que tomarse unas castañas asadas calentitas?? 




¿Que no tienes fuego? 
No te preocupes, puedes hacerlas en el microondas con cuidado con pocas a cada vez.


Sólo hay que darles un corte e ir metiendo de puñado en puñado (unas 12 castañas) al microondas unos 2 minutos aproximadamente. 

Siempre dependerá del tamaño de las castañas y la potencia de vuestro microondas.

No metáis más castañas de la cuenta, primero porque sueltan mucho vapor y el microondas se puede estropear, y segundo porque se enfriarán y será imposible comérselas.

Si metéis menos castañas hay que rebajar también el tiempo de microondas, porque se quedan en nada, se queman y se ponen más duras que una piedra.


Pero voy a lo que voy, hoy os quiero dar una receta base, la mermelada de castañas. 
No falta en mi casa nunca.

INGREDIENTES:


  • 500 gramos de castañas ya peladas
  • 300 gramos de azúcar 
  • 80 gramos de agua para el almíbar
  • 1 vaina de vainilla
  • Tarros de cristal esterilizados

Coceremos las castañas en agua hirviendo unos 15 minutos, dándoles un tajo.
Escurrimos el agua, esperamos que se atemperen un poco para no abrasarnos las manos en plan burro y pelamos y trituramos con la batidora. 

Para todos aquellos seres con prisas o sin paciencia en la cocina o comodones por excelencia, en Mercadona nos venden las castañas ya peladas tanto congeladas como en paquetes en la sección de frutos secos. Así que si queréis os podéis saltar este paso a la torera.


Preparamos un almíbar a punto de hebra fuerte con el agua, el azúcar y la vaina de vainilla. Para usar la vaina la abrimos por la mitad, pasaremos la puntilla y sacamos la carne de la vaina y vertemos tanto la carne como las vainas en el almíbar.

Cuando haya reducido un poco retiramos las vainas.
Por último agregamos las castañas trituradas (yo personalmente no trituro muy bien las castañas para encontrarme mini trocitos de castaña y derretirme en placer cuando me tomo la mermelada) y cocemos en el almíbar unos 20 minutos a fuego suave. 
Cuando esté todo guardamos en un tarro de cristal que habremos hervido en agua 10 minutos con una gota de lejía para esterilizar. 

Si queremos que se haga el vacío, rellenamos  con la mermelada caliente hasta el borde, si está fría no funciona. 
Ponemos el tarro boca abajo y dejamos que enfríe así. De esta manera crearemos el vacío.

Yo cojo castañas en el campo y hago unos cuantos tarros para todo el año, como no me fío de mis esterilizaciones ni de mis vacíos, aparte de eso, también congelo los tarros. Pero es porque tengo espacio en el congelador y soy una burra.



Esta mermelada es ideal para hacer tostadas y galletas con mantequilla, menudos desayunos ricos que me doy con la mermelada de castañas... sólo de pensarlo me pongo a salivar como las locas. 
Para acompañar solomillos o pavo asado por ejemplo, la mermelada combina a la perfección con estas carnes y le da un punto "je ne sais quoi" que me encanta.

¡Un beso castañoso!
Ana

2 comentarios :

  1. Mermelada de castañas!! Nunca la he probado. Seguro que esta deliciosa!!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Mer-me-la-da de castañas! Existe!
    La pruebo ya. Soy fan absoluta de las castañas, me vuelven loca... ay que puerta acabas de abrir!

    ResponderEliminar

Las palabras se las lleva el viento....¡¡Los comentarios permanecen!!
Gracias por dedicarme tu tiempo y tus palabras.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...