17 oct. 2015

Berenjenas fritas

Si hay algo rico, fácil y rápido de hacer son unas estupendísimas berenjenas fritas.
Secretos para hacer berenjenas fritas hay varios. Yo os voy a contar el mío, que de paso, es el más rápido de todos.

Aquellos que leéis mis recetas sabéis que siempre busco atajos y formas de hacer las cosas de manera un poco más rápida sin desmerecer en nada el sabor, pero que también me gusta explicaros todas las maneras en que podéis hacer las recetas. De esta manera cada uno se organiza su tiempo.


*Esta receta no lleva apenas cantidades prefijas, os pongo algo de referencia. Suelo poner todos los ingredientes a ojo. Así que ya sabéis que para las berenjenas fritas no necesitan en absoluto que peséis midáis o contéis nada. 

Usé una berenjena para dos personas. Si queréis más cantidad usad más berenjenas.

Ingredientes para hacer berenjenas fritas:
  • 1 Berenjena
  • 3 Cucharadas de harina de arroz
  • 3 Cucharadas de harina de trigo
  • 1 Pizca de sal
  • Aceite de oliva para freír
  • 2 Cucharaditas de Miel de caña
Primero os voy a explicar mi método, y luego dos métodos un poco más trabajosos pero que dan también un excelente resultado.

Pelamos la berenjena y la cortamos en bastones gruesos. Colocamos en un plato hondo, con un papel de cocina absorbente al fondo, y salamos un poco la berenjena. 

Al salar la berenjena, empieza a "sudar" o a perder un poco de agua y luego queda más crujiente al freírla.
Preparamos la mezcla de harinas, con harina de trigo y harina de arroz a partes iguales. 



 Tapamos las berenjenas con otro papel absorbente o papel de cocina y secamos bien las berenjenas.
El aceite debe estar listo para freír las berenjenas en este momento.

Lo último que hacemos, y justo antes de freir las berenjenas, es pasarlas por la harina.
Rebozamos bien los bastones de berenjenas en la harina, los agitamos un poco en las manos para retirar la harina sobrante y metemos en la freidora, en en una sartén con aceite abundante a freír.
Sobre todo evitamos que la harina se humedezca antes de freirla, para que se cree una capa protectora y la berenjena no chupe mucho aceite y quede crujiente.


Cuando las berenjenas dejen de burbujear o les veamos un buen tono dorado, las retiramos del aceite y las pasamos a otro papel absorbente para que chupe todo el aceite sobrante. Luego ponemos las berenjenas fritas en un plato o bandeja y vertemos miel de caña por encima.

Este es un plato muy típico de Granada y Málaga, que se consume muy a menudo como tapa. A mí de primer plato para una comida me resulta siempre exquisito.

Como os he dicho os voy a explicar dos métodos más.

Uno es practicando un "sudado" más largo a la berenjena (quitar el agua de la berenjena). Como mínimo media hora.

Se trata de poner la berenjena en una bandeja, a la cual en un extremo metemos algo debajo, para que el agua vaya deslizándose hacia abajo. Colocamos la berenjena en la bandeja, y salamos. Dejamos así durante una hora.

El otro método es a la hora de freír la berenjena, recubriéndola de una fina capa de cerveza. 

Primero se enharinan (siempre al momento de freírla) y justo antes de echar en el aceite caliente, las sumergimos rápidamente en un bol que contenda algún líquido, puede ser perfectamente agua, pero suele usarse cerveza. Con cada bastón o rodaja de berenjena en la mano, se mete y saca rápidamente del agua, en menos de un segundo, y a continuación se echa en la sartén.
Este movimiento rápido, crea una capa protectora, que hace que el aceite no entre en absoluto dentro de la berenjena y queda súper crujiente y riquísima.



Un beso berenjeneado
Ana

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Las palabras se las lleva el viento....¡¡Los comentarios permanecen!!
Gracias por dedicarme tu tiempo y tus palabras.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...